CÓDODIGO DE CONDUCTA

by | Apr 27, 2022

CÓDODIGO DE CONDUCTA DE ONAC – 2021

 

Me comprometo a vivir un estilo de vida que honra a la Tierra Sagrada, que encarna los Principios de ONAC de: Gratitud, Humildad, Fe, Respeto, Honor, Caridad y Perdón.

Me comprometo a esforzarme por dedicar tiempo cada día a la meditación y la oración, acercándome al Gran Espíritu y a toda la creación, la Madre Tierra, sus seres vivos. Estos seres incluyen las montañas, rocas, árboles, arroyos, ríos, lagos, sistemas de agua, océanos, Padre Cielo, criaturas aladas, todos de dos y cuatro patas.

Me comprometo a comulgar solo con las medicinas y ceremonias indígenas sagradas para empoderar mi cuerpo, mente y espíritu. Me comprometo a servirme a mí mismo y a los demás para así crear paz y armonía en mis relaciones.

Me comprometo a mantener sagrado las ceremonias y lo que otros comparten allí, y no compartirlo fuera del círculo.

Me comprometo a entender mi responsabilidad de sostener y apoyar financieramente a quienes me bendicen. Recordaré que las personas y los líderes de la medicina tienen vidas y familias que necesitan su tiempo y necesitan mantenerlos. Seré respetuoso y generoso cuando me apoyen y ayuden.

 

Entiendo que ser miembro de ONAC me coloca en una posición en la que la gente puede juzgar a la organización por mis acciones y palabras. No haré cosas que reflejen mal a ONAC y a nuestros otros miembros. Usaré los medios públicos de una manera positiva y respetuosa, sin criticar a otros miembros, los líderes de los sucursales, la Iglesia Matriz, ni violar las confianzas sagradas desarrollados en los círculos familiares de la Iglesia Nativa Americana de Oklevueha (ONAC). Esto incluye redes sociales, entrevistas y otros foros públicos. Si tengo críticas o inquietudes con otro miembro, lo resolveré con él directamente o a través de mis líderes dentro de Oklevueha.

He leído el Código de Ética, lo reviso con frecuencia y aplico los principios que contiene a mi vida y acciones.

Nunca compartiré sacramentos ni venderé medicinas a personas que no sean miembros de ONAC. Entiendo que hacerlo quita mi protección legal y me expone a un proceso judicial. Nadie, excepto un Curandero autorizado de ONAC, un Líder Espiritual, un Cultivador autorizado de ONAC, o un Custodio de Medicina puede compartir y vender medicinas.

Estoy de acuerdo en no faltarle el respeto a las medicinas y los sacramentos al utiizarlos de una manera recreativa o abusiva.

Nunca manipularé ni me aprovecharé de los demás emocionalmente, sexualmente, mentalmente, espiritualmente o físicamente.